jueves, 9 de agosto de 2012

Marvin Hamlisch, ‘Gente corriente’, da ‘El golpe’ y nos dice adiós


¡Mis queridos palomiteros!

Hace casi 27 años, cuando estudiaba segundo de piano en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, en mis ratos ociosos me dedicaba a preparar otras cosillas más en mi línea artística-cinematográfica de la que jamás me he desprendido y a la que a la postre se añadió el periodismo y el teatro

Primero escuchaba a mi madre tocar al órgano el tema amoroso de El Padrino, mientras en la terraza de enfrente veía cómo mi padre jugaba al billar con mis hermanos. 

El padrino (Francis Ford Coppola, 1972) 



Se trataba de 2 instantes vehiculados con el cine muy personales. Pero mi momentazo se refería a El golpe, la partitura que yo entonces tocaba al piano, mi preferida. Por tal motivo, quiero hoy recordar a Marvin Hamlisch, el hombre que ha desaparecido físicamente para siempre de nuestras vidas y que en estos momentos seguro que deleita con su música a otros ángeles, ese que hizo posible inocular en mí el dulce veneno musical que, traducido en poema, podría ser equivalente al “recuerdo infantil” de Antonio Machado, si me concedéis la analogía...

El golpe (Heorge Roy Hill, 1973)



Pues bien, el precitado compositor de música de cine, teatro y televisión Marvin Hamlisch, ganador de tres premios Oscar y candidato en otras nueve ocasiones, falleció este lunes en Los Angeles, víctima de una parada cardíaca a los 68 años. 

Tal como éramos (Sidney Pollack, 1973)



Entre sus más conocidas obras están las partituras y arreglos para películas como Tal como éramos / Nuestros años felices, La espía que me amó, Bananas / La locura está de moda, El golpe, Gente corriente / Gente como uno, Chorus line, El próximo año, a la misma hora / El año que viene a la misma hora, La decisión de Sophie, El asesino del calendario, Frankie y Johnny, El amor tiene dos caras / El espejo tiene dos caras y más recientemente ¡El soplón! / El desinformante

Bananas (Woody Allen, 1971)


El músico neoyorquino compuso una cuarentena de bandas sonoras, con las que ganó tres premios de la Academia, otros tantos Globos de Oro, cuatro Emmys, cuatro Grammys y un Tony, por su musical de Broadway A Chorus Line.

Marvin Hamlisch, al piano.



Entre sus proyectos había una nueva colaboración con Steven Soderbergh en el biopic del pianista Liberace, y un nuevo musical titulado Gotta dance.

La espía que me amó (Lewis Gilbert, 1977)



Procedente de una familia de músicos, estudió piano y composición, antes de debutar en el cine en 1968 con El nadador. En esa época trabajó para Woody Allen en Toma el dinero y corre y Bananas. La década de los 70 fue su momento más prolífico y exitoso, pues se alzó -en una sola edición de los premios de la Academia- con tres doradas estatuillas (dos -banda sonora y canción- por Tal como éramos y una por adaptar piezas de Scott Joplin para El golpe.

Toma el dinero y corre (Woody Allen, 1969)



Fue director de Pittsburg Pops Orchestra y la National Symphony Orchestra de Washington y colaboró en varias de las adaptaciones de las obras de Neil Simon, entre ellas El prisionero de la segunda avenida, y éste fue letrista de sus canciones para el musical La chica del adiós. Tenía previsto dirigir la Filarmónica de Nueva York en el concierto de la Víspera de Año Nuevo de 2013.

A Chorus Line (Richard Attenborough, 1985)



Por tan grandes e inolvidables momentos, descansa en paz, amigo.